domingo, 10 de junio de 2018

LA VIDA DA LA VUELTA EN LAS MEJORES ESQUINAS


Érase de un marinero
que hizo un jardín junto al mar,
y se metió a jardinero.
Estaba el jardín en flor,
y el jardinero se fue
por esos mares de Dios.

Cuando me preguntáis por qué me marcho del instituto suelo acordarme de estos versos de Machado. Siempre os he animado que seáis curiosos, a que arriesguéis y no os acomodéis a lo fácil. Sería necio por mi parte no practicar con el ejemplo. Me llena de orgullo y satisfacción (sic) haber ayudado a poner en marcha el IES Nº 6, actual Sierra de Santa Bárbara: saber que el verde de los árboles que plantamos con nuestras manos os saluda cuando acudís al Centro, o que os resulta útil la biblioteca que tanto costó montar son cosas que para mí no tienen precio. Sin embargo, los años huyen deprisa; durante diez cursos habéis pasado promoción tras promoción, y eso le hace a uno sentirse cansado y viejo. Necesito ser otra vez el nuevo en algún sitio, aunque eso me suponga renunciar a tantas caras conocidas y a la gente que me aprecia y valora mi trabajo.

La vida es así, unos vienen y otros se van. Sin embargo, algo queda: yo me marcho más rico de lo que llegué porque he tenido el privilegio durante estos años de ser vuestro profesor. Tened por seguro que de cada uno he aprendido algo, y que de todos me llevaré un recuerdo, aunque sea pequeñito, para el juego infinito de la existencia.


Porque, sinceramente, no creo que haya ningún otro trabajo que te permita asistir al milagro inaudito de ver cómo, año tras año, los niños se transforman en jóvenes y éstos en hombres y mujeres. Se trata de un don enorme, y no lo cambiaría por nada del mundo.

La gente suele decir que esta profesión debe ser vocacional. Sé que lo que voy a decir no es para contar, pero lo hago: yo entré en ella poco menos que obligado, porque de algo había que vivir. Sin embargo, me enamoré enseguida, y ahora no la cambiaría por ninguna otra en el mundo. La culpa la tuvo el extraordinario caudal humano que descubrí en las aulas. En otras palabras: vosotros. La enseñanza me cambió la vida para bien, y si soy el que soy ahora es porque tuve la inmensa suerte de hacerme profesor.

Por todo ello quiero deciros que me alegro de haberos conocido, y que os deseo lo mejor en la amplia existencia que tenéis por delante.

Mientras tanto, mientras queráis, seguiré siendo vuestro profe.

viernes, 25 de mayo de 2018

Ataguía - No lo llaméis acoso


Quiero presentaros mi nuevo libro, una parte de él escrita en colaboración.

Las historias que se cuentan aquí no están inspiradas en hechos verídicos, sino que forman parte del sustrato íntimo de la realidad.

ATAGUÍA: 22 de octubre de 1965. Un río. Un poblado. Una gigantesca obra hidráulica. Doscientos niños y la mayor catástrofe laboral del franquismo, silenciada durante mucho tiempo.

NO LO LLAMÉIS ACOSO: Pese a las proclamas oficiales y la creciente conciencia social, la violencia hacia los iguales continúa dándose en los centros de enseñanza de nuestro país. Tolerada en ocasiones por quienes tienen la misión de velar por nuestros hijos. Alentada a veces por los propios padres.

Puedes conseguirlo aquí.

jueves, 10 de mayo de 2018

Lo blando es más fuerte que lo duro; el agua es más fuerte que la roca, el amor es más fuerte que la violencia.

(Hermann Hesse)






miércoles, 2 de mayo de 2018

miércoles, 25 de abril de 2018

Extraído del blog Donde navegan los violines, de la biblioteca del IES Sierra de Santa Bárbara

JUANMA HOYAS


 

El pasado jueves 19 de abril fue un día realmente especial. Estuvo con nosotros Juan María Hoyas, profesor y compañero de este Centro. Durante dos horas compartió lecturas y vivencias con los alumnos de Bachillerato.

El acto, organizado por las profesoras de Lengua Amalia Sánchez, Conchi Prieto y Soledad Falero, seguía el formato de una entrevista, durante la cual el entrevistado respondió a cuantas cuestiones quisieron formularle los alumnos.


La actividad estuvo dividida en dos partes. En la primera, el autor comentó y leyó textos de su último libro, Minifundios. Se trata de su primer y único poemario hasta la fecha en el que recoge versos escritos a lo largo de treinta años. Juanma Hoyas explicó las circunstancias que estuvieron en la génesis de los textos leídos.

La segunda parte se centró en la actividad viajera en su doble vertiente de escritor y de fotógrafo. Gran parte de los periplos los ha realizado en autocaravana, la cual considera una forma óptima de moverse porque deja siempre un resquicio a la aventura.


Juanma Hoyas ha publicado hasta el momento nueve obras, entre las que se cuentan, además del citado libro de poemas, dos guías de viaje, cuatro volúmenes de relatos de expediciones, una recopilación de cuentos y una autobiografía de su infancia. Es autor asimismo de varios fotomontajes digitales y dos exposiciones fotográficas.

Toda esta información se puede ampliar en su blog Con C de Confín.

y en la página de la Asociación deEscritores Extremeños.


Los árboles tienen una vida secreta que sólo les es dado conocer a los que se trepan a ellos. 

(Reinaldo Arenas) 


sábado, 21 de abril de 2018